Anna Semenovich, la patinadora que escondía un secreto

anna-semenovich

Salvo admirables excepciones, como en el caso del tenis, los uniformes que lucen las deportistas no se caracterizan por ser demasiado bonitos. De hecho, la mayoría de deportistas están mejor sin el uniforme que con él. Curiosamente, los trajes más feos suelen ser aquellos que se intentan hacer bonitos a propósito, como los maillots de las chicas de gimnasia rítmica, los bañadores de las de sincronizada o los inexplicables atuendos de las sufridas patinadoras sobre hielo. Por ese motivo, nadie se fijó en Anna Semenovich en los campeonatos del mundo de patinaje sobre hielo de 1998 y 2000, aunque debajo de su indescriptible maillot rojo con transparencias se escondía una espectacular figura. Por eso nadie reparó en que, debajo de aquel uniforme que despertaba de todo menos morbo, había una portada de FHM, de Maxim y de otras revistas masculinas y un esplendoroso futuro como modelo. ¿Queréis ver qué hay detrás de ese traje? Sé que sí…

Anna Semenovich es una modelo habitual de las revistas rusas, que ha participado en diversas sesiones de fotos eróticas, que ha actuado en algunas series y películas y que en 2009 se presentó al concurso de Eurovisión para representar a su país, soñando con una carrera musical que no acaba de despegar. O sea, una de esas celebrities todoterreno que abundan en todos los países. Sin embargo, antes de llegar a los medios de comunicación por su cuerpo, lo hizo en silencio por su talento sobre unos patines. Patinadora sobre hielo profesional, Semenovich se quedó a las puertas del top 10 en varios campeonatos del mundo de esta especialidad. Por aquel entonces, a finales de los 90, nadie sospechaba que tras el maillot que vestía en competición había un cuerpo capaz de llegar a la portada de Playboy en Rusia. Por cierto, también ha protagonizado más de un anuncio…

Mucho se ha hablado en el frío país europeo de ese secreto que escondía Semenovich: ¿son reales o no? ¿Dónde los metía cuando era deportista de élite? En una entrevista para la revista Maxim del año 2005, la ex patinadora nos sacaba de dudas:

Confirmación oficial: mis pechos son reales. Naturales, grandes y bien hechos. Veo raro que hombres y mujeres me pregunten por este tema. En mi opinión, las mujeres rusas solemos ser así. Además, en mi familia todas las mujeres tienen los pechos grandes.

Debates aparte, Anna Semenovich no sólo se ha hecho un hueco en los medios de comunicación rusos, sino que se ha convertido en una de esas musas de Internet, habitual de las revistas masculinas de todo el mundo. Los motivos ya no los esconde, sino que los luce con orgullo, como se demuestra en sus tres trabajos: cantar, actuar y hacer de modelo.

Categorías: Sexo
Etiquetas: ,

Déjanos tu comentario