¿Clásicos del cómic? Ultimatum

ultimatum

No solo grandes joyas y obras maestras de la viñeta pueblan la sección Clásicos del Cómic. Y es que de vez en cuando nos permitimos el gusto de incluir una de esas obras tan rematadamente malas, que se hablará de ellas durante generaciones de lectores. De esas en las que todo el mundo concuerda al decir que son “lo peor de lo peor”. Pues bien, hoy os traemos una “joya” de ese calibre. Bienvenidos a Ultimatum.

Como bien sabréis nuestros lectores, a lo largo de los últimos meses hemos dedicado varias entregas de Clásicos del Cómic a desgranar el universo Ultimate de Marvel, reinvención de los personajes clásicos de La Casa de las Ideas bajo una perspectiva más moderna. Pues bien, en 2008, justo ocho años después de su estreno, la idea había perdido algo de fuelle, siendo Ultimate Spiderman la única que seguí manteniendo la solera de siempre. Por eso mismo, en Marvel decidieron hacerse con los servicios del siempre polémico Jeph Loeb (Batman: El Largo Halloween, Victoria Oscura, Hulk: Gris) para dar un puñetazo sobre la mesa y poner patas arriba a los “héroes definitivos” de la editorial.

De este modo, y uniéndose con el dibujante David Finch, “regalaron” a los lectores Ultimatum, un despropósito de dimensiones dantescas, que supuestamente serviría para cerrar por todo lo alto la primera etapa de este joven universo superheróico, pero que casi lo destroza por completo. La trama situaba a un Magneto que, tras los asesinatos de sus hijos Mercurio y la Bruja Escarlata en la tercera parte de The Ultimates (también una historia de lo más deleznable), decide lanzar un ataque a escala global contra la humanidad y toda la comunidad superheróica.

Lo que podría haber dado  lugar a una historia de proporciones épicas y para el recuerdo, se convierte en una de las peores historias jamás realizadas en el mundo del cómic (no en vano está englobada dentro de los 10 peores cómics del s.XXI, junto con The Ultimates 3). Nulo desarrollo de personajes, dibujo exagerado a más no poder que recuerda a lo peorcito de los años noventa, tramas secundarias inconclusas y lo mejor de todo: muertes, muertes y muertes. El cómic en sí no es más que un festival de muertes de personajes (muchos de ellos importantísimos dentro de Marvel) a cada cual más grotesca y absurda, en la que uno no sabe si llevarse la manos a la cabeza o partirse de risa ante semejante despropósito, ya que la narración es tan deficiente que prácticamente perdemos todo el cariño a esos personajes que hemos estado leyendo durante años.

Ultimatum es uno de los mayores despropósitos de los últimos años en el mundo del cómic. Si sois unos completistas y queréis haceros con él, Panini lo ha reeditado hace muy poco en su coleccionable Ultimate a unos asequibles 9,99 euros. Solo recomendado para masocas y gente a la que no le importa tirar el dinero a la basura.

Déjanos tu comentario