Galería: Daveigh Chase, el pibón que nos acojonó