Derek Amato, un virtuoso de la música por accidente

derek-amato

A pesar de lo que pueda parecer por el título, esta no es una de esas historias hollywoodienses en las que un talentoso músico sin suerte consigue actuar delante de un auditorio por la lesión del músico titular, del suplente y por la ausencia de cualquier otro músico en la sala. Derek Amato es músico, literalmente, por accidente. En concreto, por un accidente cerebral que sufrió al lanzarse a una piscina. Cuando se despertó, sabía tocar ocho instrumentos. Antes del golpe, ninguno.

Derek tiene 41 años y es un virtuoso de la música, pero no se lo debe a la formación académica ni a un talento innato, sino a una desgracia. En una fiesta en su casa, Derek se lanzó a la piscina para recoger una pelota de fútbol que se había caído al agua, con tan mala suerte (o no), que se dio un golpe en la cabeza que le causó una fuerte conmoción cerebral.

Recuerdo la sensación de miedo al saber que me había hecho daño. Sabía que algo iba mal. Me metí en la piscina y recuerdo que cuando salí del agua tenía la sensación de que estaba sangrando por los oídos. Cuando miré a mis amigos y les pregunté qué pasaba, me di cuenta que movían los labios pero no podía escucharlos. Me toqué la cara para comprobar que sangraba, pero en los oídos no había sangre… aunque yo no podía oír nada.

Ya en el hospital, un médico le diagnosticó una profunda pérdida de audición y el Síndrome de Savant, una extraña condición en la que una persona que sufre una incapacidad mental, normalmente en casos de autismo, demuestra prodigiosas capacidades o habilidades en una materia, muy por encima de lo que se considera normal. En el caso de Derek, tras el golpe se convirtió en un músico soberbio. Derek perdió el 35% de audición, pero obtuvo a cambio una vida. Antes del suceso, no tenía hogar propio y había saltado de varios trabajos sin saber muy bien por dónde iría su futuro. Ahora es un prestigioso músico que tiene dos discos en el mercado.

El caso de Derek Amato es excepcional, aunque no es único. Hasta 30 personas en todo el mundo sufren esta extraña condición. Eso sí, Derek es el único que ha obtenido la habilidad para la música. Antes del accidente, Derek había hecho sus pinitos con la guitarra, pero ni sabía tocarla, ni tenía conocimientos de música. De hecho, no sabía ni leer una partitura. En la actualidad, es capaz de tocar hasta ocho instrumentos diferentes con la facilidad de un profesional. Dice Derek que descubrió su talento en casa de un amigo, cuando vio un teclado, se sentó delante y empezó a tocarlo como si lo hubiera hecho toda la vida. Sigue sin saber leer una partitura, pero una serie de imágenes en blanco y negro que se suceden en su cabeza le indican qué nota debe tocar en cada momento.

Lamentablemente, el don de Derek puede que no sea infinito. Al no tener control sobre él, ni por su parte ni por la de los doctores, hay posibilidades reales de que desaparezca con la misma facilidad con la que llegó. El programa Ingenious Minds le dedicó un episodio al extraño caso de Derek Amato:

Categorías: Ocio
Etiquetas: ,

Déjanos tu comentario