Mientras tanto, en el paddock de Valentino Rossi…

linda-morselli

No le van bien las cosas en la pista a Il Dottore. No le van bien desde hace mucho tiempo, casi tres años ya, cuando aquel fatídico 5 de junio se rompió la tibia en un accidente en Mugello. Fue su último año en Yamaha y la caída le impidió lograr su décimo campeonato del mundo. Luego llegó la época oscura en Ducatti, donde pasó dos temporadas aciagas muy lejos de su mejor nivel. Del mejor nivel. El binomio mágico italiano nunca funcionó y a finales de la temporada pasada, Valentino Rossi anunció que volvía a Yamaha. El piloto ha mejorado sus números con la marca japonesa, pero un sólo podio en cuatro carreras (el que consiguió en Qatar) distan mucho del rendimiento que se espera de este genio del motociclismo. Es más, Rossi ha estado lejos en ls últimas carreras de los tres hombres que dirigen el campeonato, el trío de españoles Lorenzo-Márquez-Pedrosa. Con 47 puntos en cinco carreras, Il Dottore no ha dicho adiós a sus opciones de la temporada, pero mucho tendrá que mejorar para llegar con opciones de ser campeón al momento importante de la temporada. En cualquier caso, que no le vayan bien las cosas en el terreno profesional, no significa que le vayan mal en el personal. A pesar de ser muy discreto con su vida privada, en las últimas semanas ha sido imposible no reparar en esa preciosa ragazza que acompaña a Rossi en sus carreras. Se llama Linda Morselli y su nombre se queda muy corto describiendo su belleza…

La moto tiene alma. Es como una mujer, no hay que enfadarla.

Déjanos tu comentario