Miley, se puede hacer de otra manera…

miley-cyrus

Miley Cyrus arrastra un problema muy gordo desde hace tiempo: quiere hacerse mayor de golpe. Para borrar de un plumazo su pasado como Hannah Montana, o sea de “chica Disney” (donde todo es color de rosa), y de paso hacer trizas su imagen angelical e inofensiva, Miley ha saltado al otro extremo. De la noche a la mañana, los vestidos de princesa dejaron paso a los escotes y los mini pantalones, las canciones castas made in Disney se sustituyeron por atrevidos temas discotequeros y su baile favorito dejó de ser el vals y pasó a ser el twerking. El mejor ejemplo de ese cambio lo encontramos en la canción We Can’t Stop y en el videoclip que lo acompaña…

¿Recordáis a Hannah Montana? Pues no tiene nada que ver con esto…

Miley se pasa todo el vídeo haciendo movimientos sexys, aunque algunos de ellos sean tan antinaturales que nos hagan sufrir por su integridad física. De fondo, la canción no para de repetirnos que la fiesta no sólo no debe parar, sino que podemos hacer lo que nos dé la gana (It’s our party we can do what we want), podemos enrollarnos con quien nos dé la gana (It’s our party we can love who we want) y pobre del que nos lleve la contraria (This is our house. This is our rules).

La cantante siguió alimentando su vena sexy en los MTV Awards, donde interpretó ese We Can’t Stop junto a Robin Thicke. Muy “junto” a Robin Thicke, concretamente hasta que el culo de Miley tocara los pantalones de Robin.

¿Necesita Miley Cyrus ese exagerado despliegue de sensualidad para seguir teniendo éxito? Más de un admirador de la cantante, encantado con su actual elección de vestuario, creerá que sí, pero para seguir vendiendo discos no hace falta llegar a esos extremos. Es más, tenemos la prueba de que se puede hacer de otra manera y, aún así, petarlo. He aquí una versión vintage del We Can’t Stop, sin twerking y sin posturas corporales insanas, que ha conseguido más de dos millones de visitas en menos de 24 horas en Youtube. Interpreta Robyn Adele Anderson. Se puede hacer diferente, Miley. Se puede hacer mejor…

Categorías: Musica, Ocio
Etiquetas: ,

Déjanos tu comentario