Moffy: el triunfo de la modelo estrábica

moffy

Moffy es joven. Moffy es guapa. Moffy es modelo. Moffy tiene un cuerpo bonito. Moffy tiene unos ojos azules que quitan el hipo. Moffy tiene una boca preciosa. Moffy tiene todos los atributos para triunfar en el mundo de la moda, pero hay uno que la hace única. Moffy padece estrabismo. Sus preciosos ojos del color del mar nunca miran en la misma dirección, de ahí que su nombre haya destacado sobre el de otras modelos que se abren hueco en ese exclusivo mundo.

Son muchas las jóvenes a las que se les niega una carrera como modelos por tener algún defecto físico: son demasiado bajitas, tienen las caderas demasiado anchas, son demasiado típicas o tienen los dientes demasiado torcidos. Pero ser distinto en ningún caso significa ser peor. Al contrario, ser distinto puede servir a veces para encontrar oportunidades. Es el caso de Moffy, una modelo británica que ha llegado a la portada de Pop Magazine por su belleza y su buen hacer frente a la cámara, pero que no ha pasado desapercibida porque, además de todo eso, es muy bizca.

Antes de llegar a Pop, Moffy nunca había participado en una sesión de fotos. Fue su particularidad, pero también su candidez, su encanto y su particular belleza lo que llamó la atención de Tyrone LeBon, el fotógrafo que se encargó del reportaje. “Puede que sea bizca pero también tiene la palabra estrella escrita en todo su ser”, dice LeBon, que siempre ha apostado por la belleza poco convencional. En poco tiempo, Moffy se hizo famosa en la red como la modelo estrábica, hasta el punto que la agencia de modelos Storm, que descubrió a Kate Moss, la fichó para su catálogo. Su próximo desafío es dar el salto a la escena internacional, donde no abundan las modelos con imperfecciones precisamente.

El caso de Moffy recuerda, de alguna manera, al de Ashley Smith, una joven con un cuerpo escandaloso y una cara preciosa, pero con unos dientes decididamente particulares. Lo de Moffy es aún más atrevido, ya que los ojos no se pueden esconder… ¿Os parece sexy, aún con su evidente estrabismo?

Categorías: Ocio
Etiquetas: ,

Déjanos tu comentario