Park Eun-Seon, la Caster Semenya del fútbol coreano

park-eun-seon

La atleta sudafricana Caster Semenya se enfrentó a todo tipo de suspicacias y desconfianzas sobre su sexo tras los campeonatos del mundo de 2009, donde se colgó las medallas de oro en 800 y 1500 metros. Semenya se vio obligada incluso a someterse a un test que demostrara a la opinión pública y a sus rivales que detrás de esa cara masculina, esos fuertes brazos y esas piernas tan poco femeninas, en realidad había una mujer. La organización internacional de atletismo, dirigida por el senegalés Lamine Diack, no sólo no protegió a la atleta, sino que la obligó a pasar varios controles que confirmaran la “limpieza” de la competición, generando una enorme respuesta por parte de activistas contra los derechos humanos. Ahora, un caso similar se ha desatado en Corea del Sur, donde varios entrenadores han puesto en duda el sexo de la futbolista Park Eun-Seon (en imagen).

Como Caster Semenya, Park Eun-Seon no tiene piernas ni brazos de mujer, no tiene cara de mujer y ni siquiera se ajusta a las medidas de la mujer estándar de Corea, ya que mide 1,80 metros y pesa 74 kilos. Pero es una mujer. Al menos, esa es la versión de su club, el Seoul City Amazons, que en respuesta a las acusaciones de varios entrenadores y jugadoras rivales, ha emitido un comunicado en el que se niegan a que Eun-Seon pase un nuevo test de género. Según ellos, lo que más escuece a los que la apuntan con el dedo son los 19 goles en 22 partidos que ha conseguido la mejor delantera de la liga.

Park Eun-Seon, como decíamos, no se parece en nada a las futbolistas contra las que se enfrenta y más de un analista cree que podría jugar en la liga masculina, siendo esa apreciación muy poco beneficiosa para ella. Y es que el debate no se centra en el enorme talento de la delantera, sino en dudar precisamente de éste por ser tan masculina. En cualquier caso, desde su club aseguran que la apariencia de Park no es razón suficiente para humillar a la jugadora sometiéndola a un test de género.

La jugadora ya ha sufrido varios ataques similares a lo largo de su carrera. Cuando sólo tenía 15 años, la Korea Football Association la obligó a pasar un test que confirmara que era una mujer, una prueba que se ha repetido varias veces a lo largo de su carrera, incluyendo unos Juegos Olímpicos y un Mundial de fútbol. O sea, ni la FIFA ni el COI encontraron nada raro en Park Eun-Seon que la diferenciara de sus rivales. Dice Park que aguantará la presión y que no dejará de practicar su deporte favorito, a diferencia de lo que hizo en 2010, cuando abandonó una competición continental después de que desde China llegaran fuertes presiones para que demostrara su género.

Categorías: Deportes
Etiquetas: ,

Déjanos tu comentario