Vojislava Lukic, la Kournikova serbia

Vojislava Lukic, la Kournikova serbia

El territorio de las tenistas pibones que no ganan ni un torneo ya no sólo pertenece a Anna Kournikova y a Ashley Harkleroad. En Serbia cuentan con la espectacular Vojislava Lukic.

No es fácil ser deportista de élite. Para conseguirlo debes sacrificar un montón de cosas en una etapa de tu vida, la adolescencia, en la que lo que menos te apetece es precisamente tener que sacrificar todas esas cosas. Para llegar a lo más alto se requieren años de entrenamiento, paciencia y perserverancia, además de buenos sponsors. Por eso, si eres de los pocos elegidos que llega a hacerse un nombre en la élite, es bastante frustrante que se te conozca por tus derrotas más que por tus triunfos. O por tu físico, antes que por tu talento. El caso paradigmático es el de Anna Kournikova, una discreta tenista que nunca ganó un Grand Slam pero que será recordada por ser una de las deportistas más sexys de la historia.

Menos mediática, pero igual de sexy es Vojislava Lukic, una tenista serbia que colgó la raqueta a los 21 años sin triunfos importantes, pero que se ha ganado un rincón en el corazón de los aficionados. Su carrera tenística se desarrolló entre 2004 y 2009, siendo su mejor clasificación el puesto 203 del ranking de la WTA conseguido en agosto del 2007. Nunca ganó un torneo y cerró su trayectoria con un balance más bien pobre de 107 victorias por 71 derrotas. Aún así, aún siendo peor que muchas de sus compañeras de generación, Lukic es una de las tenistas más famosas de Serbia y ha sabido reencontrar su camino una vez retirada del deporte profesional.

Poco después de colgar la raqueta posó para la revista FHM, demostrando que tiene cuerpo para ser modelo. Y en la actualidad se ha hecho un hueco en el mundo del tenis como comentarista de partidos para la televisión serbia y ha abierto una escuela de tenis para niñas en su país. Habla cinco idiomas y no descarta ser actriz. La Kournikova serbia pisa fuerte…

Categorías: Sexo
Etiquetas: , ,

Déjanos tu comentario